Post Top Ad

La transformación de Jessica Biel

La que fue ídolo adolescente, Jessica Biel, acaba de casarse con el cantante (y otro ídolo adolescente) Justin Timberlake en el sur de Italia. Tras cinco años de relación la pareja se ha dado el sí quiero en una pequeña localidad del sur de Italia. Hasta aquí todo perfecto. Pero ¿por qué son noticia? No es que la boda en sí no lo sea, pero no es lo que nos interesa en este blog. Resulta que Biel se ha casado ¡de rosa!



La novia eligió un vestido poco tradicional del maravilloso diseñador Giambattista Valli en color rosa palo con dibujos de pétalos. Al parecer la boda ha sido poco convencional y muy divertida, como podemos observar por la portada de People que ha comprado la exclusiva por un dineral, y el vestido ha seguido esa tónica. Un diseño elegantísimo, super femenino y único ya que pertenece a la colección Houte Couture del diseñador. Todo un lujo.

A su vez, Timberlake eligió a Tom Ford como diseñador de su traje. Al parecer fue el propio cantante quién colaboró con el diseñador en la creación de la prenda. Pero, ya sabéis, en el mundo del diseño masculino, es dificilísimo salirse de lo establecido. Eso sí, los trajes de Tom sientan como un guante. Nadie le gana en elegancia al diseñador.

Pero mi post de hoy va más allá. Cotilleando fotos de la pareja me he dado cuenta de la increíble transformación que ha sufrido Jessica Biel. Vamos, que estar con Timberlake le ha hecho ponerse las pilas. Eso o la asesora de comunicación y estilismo que han contratado. Jessica pasó de ser una jovencita sin mucha proyección pero con una cara bonita, a convertirse en "novia de" y, por lo tanto empezar a acaparar fotos, reistas y portadas de las principales cabeceras.

Pasó de acudir a "saraos" de poca monta a pisar alfombras rojas de galas como los Golden Globes o el Met. Vamos, a rodearse de lo mejor.

  

No me digáis que el cambio no es obvio. La primera foto corresponde al año 2005, anterior a su relación con Justin. La segunda, al 2010, cuando ambos llevaban 3 años de relación.

El primer cambio obvio es el pelo. Cambió su color por un castaño más oscuro. Y en cuanto a la ropa, a partir de ese momento dejaría los grandes estampados y los colores llemativos para dar paso a un vestuario en colores neutros y maquillaje. Y, por supuesto, tuvo acceso a vestidos de grandes diseñadores, lo que facilita la tarea.

Jessica ha pasado de ser "la chica que llevaba poca ropa en los photocalls" a ser "una de las mejores vestidas". Un cambio que ha merecido la pena descifrar.

[gallery order="DESC"]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad