style

Series de moda (primera parte)

octubre 27, 2012Ehtisham Niazi

Cuando mezclamos las palabras mágicas "moda" y "series", la primera que se nos viene a la cabeza es "Sex and the City". Constituyó una revolución en el mundo de la televisión no solo por el papel que otorgó a la mujer en la sociedad, sino por la importancia que adquirió la moda. Gracias a su protagonista, Carrie Bradshaw, descubirmos, entre otros, a Manolo Blahnik o a Diane Von Furstenberg.

Carrie representaba todo lo que una mujer quería ser: guapa, estilosa, inquilina de un apartamento en Manhattan... pero, por supuesto, con problemas cotidianos. La realidad de este personaje traspasó las pantallas y muchas trentañeras se vieron reflejadas en ella y en sus tres amigas: Samantha, Charlotte y Miranda.

Cada una de ellas tenía una personalidad muy marcada y, por lo tanto, una manera de ver y entender la moda diferente. Carrie apostaba por combinaciones imposibles que una jamás se pondría pero que a ella le sentaban como a un guante. Era adicta a los "manolos" y no podía parar de comprar.



Consiguió poner de moda "tutús",  "stilettos" de tacones imposibles, bolsos tan pequeños que apenas entraban las llaves e hizo una declaración de intenciones mezclando marcas tan consolidadas como Gucci, con nombres que apenas sonaban y que, gracias a la serie, se lanzaron al estrellato. Sí, la moda supuesto para Sex and the City la mitad de su éxito.

















La serie duró seis años y consiguió ser el más visto de finales de los noventa. En el año 2004, la serie tuvo que decir adiós marcando un récord con más de 60 millones de espectadores. ¡Casi nada! Pero no acabó ahí. Los productores vieron un filón en la serie y decidiron anunciar que continuaría con una película. Para entonces la influencia de Sex and the City en la moda era tan obvia, que los grandes diseñadores empezaron a "pelearse" por poder vestir a las protagonistas para la esperada película. Pero, sobre todo, las casas de moda rezaban para que Carrie, que en la película iba a casarse, pudiesen ocuparse por el vestido de novia. Pero la serie le debía tanto a la diseñadora inglesa Vivienne Westwood que le concedieron tal honor.



Tras el éxito de la primera película, se animaron con una segunda parte donde las protagonistas viajan a Dubai y entre lujo, y más lujo, la moda siguió siendo parte fundamental. A nadie le importaba ya que Carrie le fuese infiel a su marido con Aidan. Lo realmente importante era si iba a ponerse un Versace Atelier para ir a cenar con él o, por el contrario, llevaría un Elie Saab con unos "manolos". Eso era lo que importaba.

Así fue la evolución de la moda en la televisión a partir de la década de los 90 que empezó de la mano de esta gran serie. Después vinieron otras hasta que, hace unos cuatro años, volvió a aparecer otra serie que giraba en torno a la moda: Gossip Girl. Pero ese será contado en otro post.

[gallery order="DESC"]

You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

Follow by Email

Formulario de contacto