events lifestyle

Tino Casal: El arte por exceso

enero 16, 2017Joana Aguirre

José Celestino Casal Álvarez fue uno de los creadores más activos en la transformación de la cultura española. Su legado artístico, compuesto por su música y su personaje, su obra plástica, sus diseños, sus producciones y sus estilismos, nos acercan hoy a un fabuloso periplo a través de esa España en proceso de mutación. Tino Casal es el fruto de casi tres décadas de exploración de las posibilidades que ofrece la cultura audiovisual contemporánea.

Y esto es lo que podemos observar en la exposición "Tino Casal: el arte por exceso" del Museo del Traje de Madrid (hasta el 19 de febrero). A través de un centenar de prendas, excepcionalmente conservadas y expuestas, podemos afirmar que Tino Casal fue un dandy posmoderno; un cruce entre Bowie y Sandocán. Era capaz de hacer de una manta zamorana un accesorio de lo más cool o de vestir guantes de encaje con sombrero vaquero. No tenía miedo a la hora de mezclar y la verdad, sus looks podrían ser los de la versión masculina de Carrie Bradshaw.
Consumió mucha moda, y eso se notaba. Coleccionaba Vogues y frecuentó Londres desde incios de los 70 lo que le llevó a ser fan de David Bowie, quien le influyó con su visión del glam y su androginia. Pero sobre todo con su concepto de la imagen como parte fundamental de su mensaje. En la capital inglesa exploró mercadillos y boutiques, especialmente la de Vivienne Westwood, cuna de la estética punk. 
Ya en Madrid descubrió la moda naciente del prêt-à-porter de inicios de los 80: Pepe Rubio, Antonio Alvarado, Pedro Morago, Francis Montesinos... y, por supuesto, firmas internacionales como Gianni Versace o Thierry Mugles. Eso sí, prefería encargar la confección de sus propios diseños para plasmar, a la perfección, sus ideas y su boyante mundo interior.
Actualizó el sentido del espectáculo de artistas de la segunda mitad del siglo absorbiendo la influencia del pop, el rock, la psicodelia, el glam, el punk o la música electrónica. Además de hacer de sí mismo un icono, intervino en la imagen de gente tan dispar como "Obús", "Azul y negro" o en la puesta en escena de artistas como Rocío Jurado. 
Veinticinco años después de su  muerte, su figura reclama el lugar que le corresponde en la cultura española reciente. Con esta exposición, hecha con un cariño que es palpable, se reivindica el papel pionero que tuvo en la concepción de la imagen. Podéis descubrirla y disfrutarla hasta el próximo 19 de febrero en el Museo del Traje de Madrid.

...

You Might Also Like

0 comentarios

Popular Posts

Follow by Email

Formulario de contacto