Post Top Ad

Restaurante Rafael en Hondarribia: un clásico adaptado al siglo XXI


El Restaurante Rafael abrió sus puertas en 1947, de la mano de Rafael Insausti. Un restaurante mítico en la zona gastronómica por antonomasia de Hondarribia; la Marina. Tras regentarlo durante 47 años y convertirlo en un habitual de la gastronomía hondarribitarra, Iosu Carrión, su nieto, ha tomado el relevo de este clásico pero adaptándolo al siglo XXI.

 

Hasta hace poco Iosu estuvo al frente del Kai-Zaharra, otro clásico bar-restaurante de Hondarribia. Antes pasó por sitios de renombre como Zuberoa, Usategieta, Abarka o el restaurante del Hotel Río Bidasoa (estos últimos dos en Hondarribia). Además de su impresionante trayectoria profesional, ha conseguido distinciones como la de "Joven Valor de la Gastronomía a la mejor cocina tradicional" y premios como el mejor pintxo de bacalao de Gipuzkoa, pintxo medieval a nivel estatal y su reciente logro: mejor tortilla de patata del 2020.

Restaurante Rafael Hondarribia
Declaración de intenciones del Bar Rafael: tradición y parrilla.
 

Después de todo este periplo por diferentes sitios, vuelve a casa. Y nunca mejor dicho. Con el objetivo de mantener la tradición del Restaurante Rafael pero adaptándolo a las técnicas más vanguardistas. Y, por supuesto, incorporando una de las características de la cocina vasca: la parrilla. 

 

Aprovechándose de la privilegiada ubicación de Hondarribia, Iosu apuesta por los productos de calidad y por la elaboración propia. Lo realizan todo en el propio restaurante: las tortillas, las croquetas, el fuego a base carbón, unas buenas txuletas... Todo lo que sirven lo preparan ellos mismos en el restaurante: como por ejemplo, los boquerones y las anchoas. Y eso se nota. 

 

Hace un par de semanas, y gracias a una acción conjunta del departamente de Turismo de Hondarribia y el propio restaurante, pudimos disfrutar de un menú degustación en su comedor interior. Pero si lo que te gusta es disfrutar del gentío y de los días de sol en Hondarribia, no te preocupes; tienen una terraza que da a la calle San Pedro con unas originales mesas fabricadas con raíles de tren.

Restaurante Rafael Hondarribia
Interior del comedor. Totalmente renovado pero con parte del moviliario antiguo.

Nos sirvieron un menú degustación seleccionado por el propio chef y al que íbamos completamente a ciegas. Nos dejamos sorprender y la verdad es que lo consiguieron. 

 

Comenzaron con una media ración de jamón ibérico de bellota Álvaro Parra, preparada al momento, servido sobre una tabla de madera y una buena cesta de pan. En este caso, en la carta, os permiten elegir entre media ración o una ración entera. 

Restaurante Rafael Hondarribia
Media ración de jamón ibérico de bellota Álvaro Parra

Continuamos con una ensalada de tomate de caserío con ventresca de atún y piparras. Un plato fresquito ideal para un día de bochorno en Hondarribia. Como os comentábamos, productos de la zona y con un emplatado de lujo; el tomate bien pelado, un atún que se deshacía en la boca y las piparras cortaditas bien finas que se mezclaban con cada bocado. Una delicia. 

Restaurante Rafael Hondarribia
Ensalada de tomate de caserio, ventresca y piparras

Tras la ensalada, empezamos con una desgustación de pintxos individuales. Primero nos sacaros un falso risotto de begi haundi (chipirones de la zona) y nécora con ali oli de ajo negro y almendras tostadas. Nos costó adivinar los sabores e ingredientes y fue uno de los platos que más nos sorprendió. Lo suelto que estaba el arroz y el crujiente de las almendras nos parecieron una pasada. Es uno de los pintxos que más os recomendamos si venís al Rafael. 

Restaurante Rafael Hondarribia
Falso risotto de begi haundi, necora, almendras y ali oli.
 

Después llegaron los pintxos de pescado y carne. Por un lado, un pulpo y txipiron a la parrilla sobre crema de cebolleta, con arroz suflado y tximitxurri RAFAEL. Y, por el otro, carrillera de vaca guisada en ascuas sobre crema de zanahoria y mantequilla. En cada uno de los bocados, además de esa mezcla de sabores, te das cuenta de que todos los ingredientes son de absoluta calidad. En el caso de la carrillera, era mantequilla pura; una carne sabrosa, tierna y melosa.

Restaurante Rafael Hondarribia
Pintxo de chipirón y pulpo.

 
Restaurante Rafael Hondarribia
Pintxo de carrillera con salsa de zanahoria.

¿Postres? Es la pregunta más recurrente a estas alturas del menú. En nuestro caso, nos sacaron dos diferentes para que pudiésemos probar distintos sabores.

Por un lado, una torrija caramelizada de pan brioche ahumada, con helado de mamia y, por el otro, una tarta de queso con helado de piña artesanal. Hablando con Iosu sobre los postres, que estaban buenísimos, nos comento que ambos se acaban sobre la parrilla. Y ese toque ahumado los hace totalmente diferentes a todo lo probado anteriormente. Los helados artesanos también merecen una mención aparte. La mezcla de sabores, una delicia. 

Restaurante Rafael Hondarribia
Postres caseros: tarta de queso

Restaurante Rafael Hondarribia
Postres caseros: torrija caramelizada


Podéis consultar toda la carta de pintxos y raciones aquí. Como hondarribitarras, os recomendamos el Restaurante Rafael si venís por aquí. Como veréis la carta es bastante tradicional pero Iosu siempre le da su toque personal creando una mezcla de sabores muy interesante.

Si pasáis por el Rafael, dejadnos vuestras impresiones.

 

Y gracias a Iosu y a todo su equipo por lo bien que nos cuidaron. Eskerrik asko!

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Post Top Ad